La creatividad existe de manera innata en el ser humano y ha dado paso a todo lo que conocemos hoy en día, desde el lenguaje (en cualquiera de sus variedades) hasta lo más tangible, como teléfonos inteligentes. Todos son producto de esa creatividad que poseemos y que desarrollamos, cada uno en diferentes medidas y en diferentes ámbitos.

Educadores como Ken Robinson opinan que incentivar la creatividad en la educación es tan importante como la alfabetización ya que cuando se educa a un niño lo estás preparando para lo desconocido. En el sistema educativo que conocemos este no es el caso, no es inusual encontrar profesores que, no simplemente no incentivan la creatividad sino que prefieren no hacer uso de ella, porque consideran más importante promover los conocimientos “estándares” .

Ted Dintersmith, en su libro “Lo que las escuelas podrían ser” explica que la educación hoy en día enseña a memorizar y replicar información cuando en realidad debería promover el pensamiento original y estimular a los estudiantes a que realicen preguntas que sean realmente profundas y que los ayude a enfrentarse a la vida adulta. Además, explica que no se trata de dejar de enseñar las materias actuales, sino de cambiar la manera en la que se enseñan y permitirle al estudiante tener la suficiente autonomía de cómo desean adquirir esos conocimientos y si desean aplicarlos en el futuro, esto último debido a que es común para los estudiantes que se encuentran a un paso de la adultez escuchar comentarios como “con esa carrera no vas a hacer dinero”.

El incentivar en niños y adolescentes la autonomía, creatividad y libertad los educa para la vida ya que la misma le permitirá a ese adolescente llegar a la edad adulta conociéndose a sí mismo, lo cual le dará algunas herramientas para saber cómo enfrentar y manejar obstáculos y dificultades que se le presenten en su vida cotidiana sea de tipo laboral o emocional.

Un adulto que desde muy pequeño se le incentivó a ser creativo y expresarse a través de ella no teme cometer errores, el cual es uno de lo mayores miedos  que los adultos llevan consigo. Por supuesto que estar equivocado no significa que estás siendo creativo, pero te dará una oportunidad para usar tu creatividad y generar una nueva perspectiva para abordar tu problemática.

Aplicar nuestra creatividad va más allá del arte. La creatividad es esa capacidad de innovar, generar ideas originales y expresarlas. Existe la idea errónea que en áreas científicas la creatividad no tiene cabida, sin duda en esta área la creatividad es más restrictiva y no hay mucho espacio para las equivocaciones, sin embargo, personajes importantes como Einstein, Marie Curie, Tesla y muchos otros encontraron dentro de la ciencia un espacio para dar rienda suelta a su creatividad, lo que demuestra que no solo se puede ser creativo a través de pintura o música, es solo cuestión de potenciar esas habilidades y darles un espacio donde haya libertad para explorarlas.

Por lo tanto, si eres de los que piensa que no eres creativo ya sabes que no es así, todo es cuestión de que encuentres ese espacio donde te sientas libre de desarrollar y potenciar tu creatividad. Nunca es muy tarde.

– Desiree Zambrano

(Visited 110 times, 1 visits today)