Nuestros estilos de vida nos pueden llevar a tener malos hábitos alimenticios, como comer comida chatarra o instantánea. Todos hemos hecho eso alguna vez, y tener este hábito es totalmente conveniente cuando tienes una vida ocupada y con poco tiempo; pero cuando hablamos de salud, e incluso en el aspecto financiero, no es la mejor decisión.

Se dice que el hábito de comer comida hecha en casa ha venido en declive desde los años 60’s y por consiguiente, no es de extrañarse que la obesidad haya aumentado.

Es importante tomar tiempo de nuestra agenda y dedicársela a la cocina. Sabemos que a todos nos gusta comer pero, ¿a todos nos gusta cocinar? La respuesta es simple, no.

Lo primero que tienes que saber es que, aunque no lo creas, cocinar es una de las habilidades más importantes que puedes aprender y lo mejor, ¡es de por vida! Cocinar tu propia comida tiene más de un beneficio, no solo es saludable sino que también es un método de ahorro y puede llegar a ser terapéutico.

Estilo de vida saludable

Cuando comemos comida chatarra, instantánea o incluso en restaurantes, no sabemos realmente qué ingredientes estamos consumiendo, de qué manera fueron cocinados y si se prepararon en los ambientes adecuados.

El autor y periodista, Michael Pollan, dice algo que resulta muy importante en cuanto a la alimentación saludable: lo importante no son los nutrientes (sean buenos o malo) , sino el hecho de que sean cocinados por un ser humano y no una corporación. Las corporaciones usan grandes cantidades de sal, grasas y azúcares que pueden ser adictivos.

Cuando cocinas tu propia comida, todo el proceso de preparado está bajo tu control, desde la selección de los ingredientes hasta el ambiente donde será procesado. Podrás usar tu creatividad y crear platos que se adapten totalmente a tus gustos, cosa que no obtendrás en ningún restaurant.

Método de ahorro

El estadounidense promedio come, aproximadamente, de 2 a 3 veces a la semana comida rápida, sumando eso anualmente son miles de dólares que podrías estar ahorrando e invirtiendo en algo realmente productivo.

Haciendo un mercado mensual podrás hacer un planificación más efectiva de tus gastos en comida y tendrás una variedad más amplia de alimentos.

Cocinar como terapia

Una de las principales razones por las cuales nos rehusamos a cocinar es que relacionamos esta actividad con estrés y una obligación más que sumarle a las que ya tenemos. ¡Nada más lejos de la realidad! Estudios han demostrado que cocinar es una actividad completamente relajante y terapéutica, incluso algunos terapeutas recomiendan cocinar como herramienta de terapia.

Por supuesto que resultará estresante si enseguida quieres preparar largas recetas y platos complicados. Empieza con recetas cortas y simples, puedes ir subiendo el grado de dificultad de las recetas a medida que vayas desarrollando tus habilidades culinarias.  

-Desiree Zambrano

(Visited 108 times, 2 visits today)