El día de la familia comienza a las seis de la mañana, cuando los niños salen a la escuela y el papá se va a trabajar, mientras que mamá se queda en la casa. Todo va bien, hasta que los niños no entienden bien la tarea del día y necesitan ayuda. En el trabajo, el papá necesita encontrar proveedores urgentemente para mantener el negocio y en casa, mamá no encuentra la receta que tenía pensada para esa noche. ¿Qué hacer?

La respuesta es simple, ¿verdad? Utiliza internet. Así, los niños pueden encontrar un curso o programa educativo que los ayude con la tarea, papá puede hablar con varios proveedores y mamá puede buscar su receta, todo inmediatamente.

Pero hay un problema. Nuestra familia vive en una zona rural, relativamente aislada de las ciudades, y donde no hay acceso a Internet. Todo se complica, ¿no? Lo cierto es que ésta es una realidad muy frecuente a nivel mundial, y que muchos ignoran: dos tercios de la población mundial todavía no tiene acceso a los muchos beneficios que ofrece la conectividad.

Pero no por mucho tiempo. Por suerte, existen soluciones creativas que prometen resultados excelentes, como la iniciativa propuesta por Google en 2013. Se llama Proyecto Loon y consiste en crear una red de globos que flotan alrededor de la Tierra, guiados por las corrientes térmicas, mientras transmiten una señal de Internet. La idea es lograr que las personas puedan conectarse a la red desde sus teléfonos móviles o cualquier dispositivo electrónico que perciba la señal de los globos.

El proyecto todavía está en su fase piloto, con varias pruebas realizadas en Nueva Zelanda. El desarrollo de la tecnología necesaria para controlar el vuelo de los globos es complejo, pero de lograrse, los beneficios serían increíbles.

No solamente nuestra familia podría resolver sus problemas cotidianos, sino también impulsar un negocio, mejorar su calidad de vida y aumentar sus habilidades académicas. Si lo miramos desde una perspectiva todavía más amplia, la conectividad tiene beneficios que van más allá del plano personal, por ejemplo, la capacidad de respuesta ante una crisis natural en una zona aislada sería mucho mayor y eficiente.

El acceso a Internet es lo que abre las puertas a un mundo que no se limita solamente al entretenimiento en línea, sino que ofrece posibilidades de formación, comunicación, asociación y participación a escala global, mientras que la falta del mismo, acentúa los obstáculos para el crecimiento personal y profesional de las personas.

En otras palabras, Internet tiene el poder de salvar vidas. El acceso a las herramientas necesarias para lograr los objetivos individuales, forma personas más capaces. Esto genera, a su vez, un impacto positivo en sus comunidades, e incrementa el desarrollo, la colaboración ciudadana y la calidad de vida.

Y tú, ¿crees que el Internet puede salvar o mejorar vidas? Si es así, ¿cómo?

Puedes leer más sobre el Proyecto Loon aquí 

Créditos de la imagen: http://www.theinquirer.net/IMG/195/261195/google-project-loon-balloon-world-coverage-540×334.jpg?1429718745 

 

(Visited 103 times, 1 visits today)