“None of us is as smart as all of us”.

Ken Blanchard

Uno de nuestros grandes logros ha sido ganar el premio de Innovación Económica en la competición de Talento e Innovación de las Américas (TIC Américas) el pasado abril. Este logro se hizo realidad, debido al gran trabajo que cada miembro de nuestro equipo realizó.

Mientras que la gerencia definió la estrategia general, el equipo de diseño creó la plataforma y los chicos de tecnología la desarrollaron. El contenido dentro de la página no existiría sin los departamentos de producción y contenido, quienes a su vez prepararon la aplicación a la competición, donde nuestros directores representaron de forma maravillosa a Teachlr ante una audiencia importante de la región.

Nuestro éxito fue posible, porque cada persona del equipo cumplió con sus responsabilidades; no fue un trabajo individual.

Éste es sólo un ejemplo que ilustra la importancia de un equipo efectivo, donde el trabajo de cada persona se dirige al logro de metas comunes.

En Teachlr hemos estado trabajando juntos desde hace algún tiempo. Es así como quisiéramos compartir algunos consejos basados en lo que nos ha funcionado durante nuestra experiencia como equipo.

  1. Compromiso:

Si cada persona se esfuerza por trabajar duro y aprovechar al máximo sus habilidades, seguramente habrá un equipo efectivo. Sin embargo, la condición que antecede una alta motivación y un máximo esfuerzo, es el compromiso por parte de cada empleado. Si todos los miembros del equipo se identifican con la misión y visión de la compañía, encontrarán sentido a su trabajo diario. Tiene que haber un interés general en lograr objetivos compartidos. Cuando esto sucede, las metas de la compañía y los objetivos personales convergen, haciendo que el trabajo se convierta en un placer. 

  1. Organización y coordinación:

La intención por sí misma no genera resultados, pues es necesaria la planificación de acciones para poder lograr objetivos. Un equipo efectivo y eficiente debe crear un sistema que permita organizar actividades conjuntas y establecer prioridades. En nuestro caso, primero dividimos las tareas, las calificamos de acuerdo a su urgencia e importancia, asignamos quiénes son los responsables y determinamos fechas topes.  

  1. Reuniones productivas:

Es importante tener reuniones esporádicas, pero su convocatoria debe responder a una razón. Reunir a un equipo sin ningún punto es una pérdida de tiempo que afecta la productividad de las personas.

Para que una reunión sea productiva, en ésta se deben cumplir metas, seguir una agenda, terminar y empezar a tiempo, incentivar la circulación de ideas y establecer métodos de seguimiento a los puntos discutidos. Si se obedecen estos parámetros, las reuniones son entonces excelentes herramientas para definir esquemas de acción colectivos.

Otra regla de equipo efectivo en Teachlr es convocar sesiones de lluvia de ideas, donde todos aportan y comparten visiones individuales en relación a nuestro producto. Este tipo de reuniones son útiles para buscar soluciones a un problema o cuando necesitamos innovar.

  1. Comunicación interdepartamental:

Para progresar, todos los departamentos deben estar sincronizados. A pesar de que cada sub-equipo tiene actividades particulares, en algún punto todas convergen, por lo que es necesario que cada grupo mantenga una comunicación constante con los demás. Lo que nos ha funcionado es que cada persona envíe un email todos los viernes, en el cual se resuman las tareas que han realizado durante la semana.  

  1. Respeto:

El respeto es la base de cualquier relación. El mismo principio aplica para el lugar de trabajo: las personas necesitan sentir que sus puntos de vista, su experiencia y conocimiento son valiosos y fundamentales para el progreso de la compañía. Cada miembro del equipo ha conseguido su posición porque cuentan con las habilidades requeridas: merecen reconocimiento y confianza.  

Por supuesto, nadie es perfecto, todo el mundo comete errores. Sin embargo, la crítica debe ser constructiva y siempre enfocada a que todo puede mejorarse. Un enfoque positivo demuestra respeto a las capacidades de la persona, a la vez que la motiva a seguir trabajando para alcanzar mejores resultados.

Los equipos están conformados por personas de diferentes profesiones, religiones, culturas y opiniones, y al mismo tiempo, que deben compartir cuarenta horas semanales para lograr metas comunes.

La fuerza de un equipo consiste en reconocer la paradoja de cómo la diversidad enriquece a la unidad.  

(Visited 784 times, 1 visits today)