Las organizaciones son tan grandes como las personas que las conforman. Por eso, los procesos de captación de personal dedican tiempo, recursos y un esfuerzo importante para seleccionar a los mejores.

Ahora, una vez que tenemos a los mejores en nuestra empresa, ¿qué ocurre? Cuando ya han pasado el proceso de inducción, ¿cómo seguimos manteniéndolos en su máximo potencial?

Pues bien, en este punto otros procesos de la empresa toman relevancia y entre ellos resaltan los procesos de capacitación.

En muchos casos, los procesos de capacitación en las empresas existen para cumplir con necesidades puntuales: entrenar a las nuevas personas que entran a la organización, o una actualización de tecnología; y se dejan de lado programas que puedan formar de manera continua a las personas que integran una organización.

Tener un programa continuo de capacitación trae muchas ventajas a las empresas. A pesar de que estos programas se puedan ver como un gasto, son en realidad una inversión.

Por eso queremos describir uno a uno los principales motivos por los que un programa continuo de capacitación es necesario en las empresas.

Razones para que exista un programa continuo de capacitación

1. Una sola vez, no es suficiente

Pensar que porque se realizó una capacitación en un tema específico ya no es necesario volver a hacerlo, es algo irreal.

En cualquier tema que sea importante para cumplir con los objetivos de nuestra organización es necesario reforzar los conocimientos y convertir a nuestros empleados en expertos. Una gran forma de lograr esto es realizando cursos y talleres, de esta forma las personas no solo profundizarán sus conocimientos, sino que tendrán mayor confianza para hacerlos explícitos en diferentes entornos.

2. Actualizaciones y cambios

En un mundo como el actual, lo que sabemos de un tema cambia prácticamente todos los días. Y estar a la vanguardia en los temas fundamentales para nuestra organización se hace cada vez más difícil y relevante.

Por eso un programa continuo de capacitación permitirá que la brecha entre los más recientes avances y el conocimiento de tu gente, sea más pequeña. Cabe destacar, que tal vez estos avances puedan ser generados por tu propia empresa, pues no solo se refieren a avances científicos o tecnológicos, sino que pueden ser, por ejemplo, un nuevo proceso interno que haga más eficiente a la organización

3. Cultura empresarial: la luz se irradia de adentro hacia afuera

La cultura de una organización nace de sus valores. Una forma de transmitir y mantener vivos estos valores es a través de la capacitación.

Un programa continuo de capacitación en temas que refuercen esos valores y que cree interacciones entre las personas que conforman la organización, fortalecerá su sentimiento de pertenencia y su motivación.

4. Inversión en tu gente

La retención de empleados ayuda a las organizaciones a ahorrar costos, pues vuelve más eficientes otros procesos de la gestión de talento humano.

Numerosos estudios han relacionado la capacitación y el desarrollo de carrera con la retención de empleados en las empresas. Incluso, se ha logrado relacionar al desarrollo de carrera como un factor importante en el incremento de la competitividad de las organizaciones. Por esto, la retención de personal es una de las razones con más peso para invertir en un programa continuo de capacitación.

Tu turno

Ahora te toca a ti adaptar los procesos de capacitación en tu empresa para promover el aprendizaje continuo.

Empieza por los valores de tu organización y une estos a sus objetivos. Así podrás saber por dónde comenzar y cuáles son las prioridades de tu programa continuo de capacitación.

Para ayudarte, te dejamos estos artículos que te pueden servir para dar los primeros pasos:

 

Cuéntanos, ¿existe un programa continuo de capacitación en tu organización?, ¿están pensados estos programas para retener a los mejores empleados y fortalecer tu cultura organizacional? Te esperamos en los comentarios.

(Visited 228 times, 1 visits today)