Cuando el sociólogo Manuel Castells acuñó el término de era de la información nunca imaginó que la situación descrita arrastraría consigo el acceso masivo a la educación.

Castell se referió al período en el cual el movimiento de información se volvió más rápido que el movimiento físico. A partir de 1990 ya el término era más que común.

No es requerido ser experto observador para notar como la era de la información está en nuestro día a día.

Revisando las noticias apenas se suscitan a través de portales web, leyendo la opinión de millones de personas en las redes sociales en tiempo real es imposible no sentirnos inmersos en el vortice informativo.

Adicionalmente, al leer artículos de interés a través de blogs de diversa índole, notamos cómo no sólo somos ahora ávidos lectores de múltiples temas, sino también autores sin filtro editorial.

La irrupción de los MOOCS en la era de la información

La ya célebre era de la información ha acentuado el acceso masivo a la educación. En el año 2011 nacieron los llamados MOOCS (Massive Open Online CourseS).

Su concepto era y sigue siendo muy sencillo: extrapolar la educación tradicional impartida por colegios, universidades o institutos entre otros a la mayor cantidad de personas utilizando como herramienta las plataformas digitales y la internet.

Aunque la implementación no es tan sencilla como su concepto, es inocultable que ahora cualquier persona con acceso a internet y un dispositivo (computador, tablet o móvil) puede acceder a cursos en línea.

Con ellos, actualiza sus conocimientos sobre un tema en particular o aprende nuevas cosas todo el tiempo.

¿La única barrera? Simple: querer seguir aprendiendo ¡Y vaya que la gente quiere aprender!

La educación en línea y su notable crecimiento

statistics

La demanda de la educación en línea posee un crecimiento indetenible y exponencial. Para el cierre del año 2015 se contabilizó un crecimiento de estudiantes que doblaban los del año 2014.

Más aun, el total de personas que se inscribieron en al menos un curso para el año 2015 superó con creces en número de inscritos entre 2011 y 2014.

Según Class Central, para 2015, se alcanzó la cifra de 35 millones de personas queriendo reforzar o aprender un nuevo tema.

En el pasado, una vez alcanzada una profesión, su actualización dependía de postgrados, cursos de extensión, congresos, entre otros. Su limitante era el tiempo y lugar fijados por estas instituciones así como la disponibilidad del tiempo del participante y su muchas veces limitado presupuesto.

¿Por qué es un deber seguir aprendiendo en la era de la información?

aprovechar

Al tener disponible el acceso a cursos de mejoramiento o aprendizaje de nuevos temas, con un inmenso catálogo a nivel mundial, millones de personas están embarcadas en lo que se prefigura como un proceso de aprendizaje continuo.

El profesional que sigue estudiando abre un abanico de visiones y posibilidades a la hora de ejercer su profesión, convirtiéndolo en un recurso humano más versátil e integral.

Esto está redefiniendo una nueva base de lo que se espera en un profesional, sobre todo al solicitar sus servicios. La información está disponible para el que quiera aprenderla y las empresas están buscando a personas que aprovechen esta oportunidad.

La definición de un profesional será cuanto más ha aprendido y no tanto el título que obtuvo. Ya para el día de hoy varias empresas revisan, o por lo menos preguntan, si ha realizado cursos MOOCS recientemente, con lo cual se busca conocer del aspirante si se mantiene en constante actualización o abierto a seguir aprendiendo.

Emprendedores en la era de la información

augmented-reality

Por otro lado, se ha dado a los emprendedores una poderosa herramienta para iniciar o potenciar sus ideas. Los MOOCS le proveen al emprendedor diversidad de temas que posiblemente no conocían y que resultará en un impacto positivo sobre su proyecto.

El éxito del emprendedor no solo dependerá de la idea, sino del conocimiento necesario para llevarla a cabo, transmitirla y llevarla al consumidor.

La tasa de éxito de cualquier emprendimiento aumentará en proporción con la ampliación de conocimiento y habilidades que se hayan desarrollado y los MOOCS son excelentes en este sentido.

Mi experiencia

No hay cursos más importantes que otros, en mi experiencia personal, los cursos que he tomado han enriquecido lo que es el producto final de mi trabajo, contribuyen con nuevas ópticas a la solución de un problema, ya sea con conocimiento teórico aprendido o con el aprendizaje de una herramienta que facilita mi trabajo ofreciendo un producto final más pulido y en menor tiempo.

Todo esto gracias a que conocí nuevas técnicas o tendencias a través de los MOOCS.

Llamado a la acción

glove

Con tanto conocimiento disponible, con un mercado laboral global requiriendo gente que aplique estos conocimientos, con el aceleramiento de las exigencias de la humanidad en mejorar la calidad de vida al innovar en productos y servicios, el seguir formándonos, estudiando o aprendiendo es un deber.

No hacerlo nos hace menos competitivos y, por ende, vamos volviéndonos invisibles en el mundo profesional. Desaparecemos en importancia en la misma medida en que el conocimiento que poseemos caduca.

(Visited 330 times, 1 visits today)