En Teachlr creemos que todos tenemos algo que aprender y algo que enseñar. Por eso, fuimos a la Universidad Metropolitana de Caracas y le propusimos a los estudiantes de la asignatura “Tecnologías para el aprendizaje” que escribieran para nuestro blog. Este es el resultado, escrito por Ligia Colangelo, estudiante de primer año de Estudios Liberales.

Los países, la gente, la economía, la cultura, la política… todo cambia con el tiempo. Pero si todo cambia, ¿existe algún hilo común una lo que somos y hemos sido en el pasado?

La respuesta es sí. Este hilo común es la historia y el arte que nace de esos cambios. Esto es lo que perdura en el tiempo, apasionante, ¿no?

Sin embargo, muchos docentes y padres luchan en una guerra que no es nueva: involucrar a los más jóvenes en las clases de historia y arte.

Es común escuchar a estudiantes hablar sobre lo difícil que es una clase de historia. Invierten una gran cantidad de tiempo en memorizar acontecimientos específicos, fechas… Aburrido, tanto que muchos ni siquiera lo intentan.

Lo mismo ocurre con clases de arte, en este caso solo los estudiantes que naturalmente tienen alguna inclinación hacia el tema o crecieron amándolo son los que se integran a la clase mientras el resto suele ignorarla.

Un estudio realizado con más de 2000 personas, en la universidad de Oxford señala que más de un 60% no se siente atraído por leer libros de historia para una clase o interpretar por gusto una obra de arte. Cuando se preguntó a estas personas a qué atribuyen este hecho, más de un 70% contestó que era a causa de sus clases en la secundaria y lo aburridas que eran.

Entonces el problema no es la historia ni el arte. El problema está en cómo se da la clase y  en el uso de un método que no evoluciona.

Cómo son las clases de historia y arte hoy

La clase magistral es la principal técnica pedagógica que hoy se utiliza, pero ¿qué es esto? Según Cros. A (1980):

“En la educación secundaria la comunicación en el aula en muchas ocasiones se centra en la actividad del profesor, quien suele ocupar un porcentaje bastante elevado del tiempo de docencia realizando una exposición continua y fundamentalmente monologada. La participación de los estudiantes durante las explicaciones de las profesoras y de los profesores consiste en escuchar, tomar apuntes y, en algunos casos, en formular preguntas o participar en una pequeña discusión. El método de enseñanza que se relaciona con este género discursivo, que ha sido denominado tradicionalmente por la pedagogía como clase magistral

No suena mal, después de todo es una técnica que ha servido para transmitir conocimiento prácticamente desde la invención de la universidad. Sin embargo, es posible que ya no sea la mejor técnica, especialmente para historia y arte.

Además de la técnica, analicemos lo que se da como contenido de la materia:

  • Historia: fechas, acontecimientos puntuales, lugares, pensamiento de héroes, y continuidad de hechos
  • Arte: artista, obra, ubicación, movimiento artístico, contexto histórico y técnica.

El contenido busca que el estudiante reproduzca hechos con los que no se identifica, por eso termina siendo poco atractivo y rígido para muchos.

Entonces el gran problema es el tema presentado de forma poco atractiva y la manera de contarlo.

5 Tips para crear la clase de historia y arte ideal

1.- Hazla Vivencial

No importa dónde estés debes tener un museo o monumentos cerca.

Experimentar es más interesante que escuchar lo de siempre. Mira esta estrategia como algo no rutinario, y emocionante para el estudiante. La idea es que empiece el interés por conocer y eso se hace viendo y experimentando.

Acerca a tus estudiantes a las obras o exposiciones y pregúntales de qué se trata y si no saben explica brevemente. Deja que ellos analicen y deduzcan, así retendrán más información.

En el caso específico de un museo de historia se recomienda ir en orden contando un cuento y relacionar lo que está allí esperando por ser mostrado.

Si hablamos de arte, puedes ser más creativo y permitirles ilustrar a su estilo lo que ven para que en pequeña escala puedan sentirse integrados y pasen un rato ameno.  Pregunta qué piensan que quiso plasmar el artista y no te enfoques en solo hablar de la técnica, aprovecha, muéstrala y haz que lo perciban.

2.- Ámalo y lo amarán

Las personas copian los comportamientos que ven en otros. Busca la manera de lograr que tus estudiantes vean tu amor por el tema, ten contacto directo con ellos para que se sientan identificados.

Si tú emanas gusto y amor por lo que impartes, se creará un ambiente más atractivo para tus estudiantes y por lo tanto, aumentará el porcentaje de interesados. Haz como la profesora María Magdalena Ziegler quien en su curso “Apreciar el arte y la historia demuestra su pasión por el tema.

3.- Otro enfoque

Si uno de los problemas es lo que se da en clase entonces cambia y no te limites a jugar con el contenido. No se trata solo de dejar de repetir lo que está en los libros, para repetir otras cosas.

Busca un ángulo diferente e interesante. Pregúntate qué de lo que estás diciendo hará que tus estudiantes se enganchen, como en el portal “Historias de la historia” donde encontraron una forma de contar la historia en la que queda claro por qué deberíamos estar interesados.

Evita las clases magistrales y hablar de fechas específicas atadas a hechos puntuales. Toca temas curiosos que abran la expectativa, permite que ellos opinen, haz una ronda de  análisis; existen muchas estrategias, cuenta todo como un cuento y no busques que aprendan todo como está en el libro, permíteles abrir la mente y enséñales a preguntar ¿por qué?

No busques el famoso caletre, busca que investiguen y se interesen y lo más importante entiendan pensando.

4.- Rompe los límites

Como no se puede vivir en museos y monumentos, busca otras posibilidades. Anímate a usar un videobeam pasando videos e imágenes, haz que lo intenten explicar y dales la confianza para que participen. Es necesario en este punto atender los tipos de aprendizaje: kinestésico, usa dinámicas; auditivo, explica y, visual, utiliza fotos y videos.

No limites el aprendizaje por falta de recursos o lugares, no todos los temas se dan estrictamente con libros. La historia es contada por ganadores intenta dar otros puntos de vista para que se entienda mejor lo que pasó haciendo y creando estudiantes capaces de opinar y analizar.

5.- Dales el poder

Tómate un pequeño descanso, deja que ellos realicen una investigación previa a la clase. No des tantos detalles, solo dales indicaciones de tema tiempo y enfoque. Así ellos investigan y se da una cara diferente al conocimiento, corrige pero no critiques es muy diferente.

Dale confianza a tus estudiantes y se sentirán más motivados, es fundamental que no los hagas sentir como una obligación y más como algo que pueden manejar con su creatividad. Dándoles el poder puedes aprender cosas nuevas y métodos que jamás imaginaste.

En resumen

  • Sácalos del aula haciendo que vean lo que estudian.
  • Siente la clase, así se sentirán más motivados.
  • Evita ser cerrado, permite historias, datos curiosos y sobre todo entender.
  • Usa el medio visual con apoyo de tecnología.
  • Incentivarlos y animarlos a pensar y entender.
  • Aprende de ellos.
(Visited 5,417 times, 1 visits today)