En Teachlr creemos que todos tenemos algo que aprender y algo que enseñar. Por eso, fuimos a la Universidad Metropolitana de Caracas y le propusimos a los estudiantes de la asignatura “Tecnologías para el aprendizaje” que escribieran para nuestro blog. Este es el resultado, esta vez escrito por Andrés Naranjo.

Subir un video a Youtube. Iniciar nuestro propio blog. Difundir información a través de las redes sociales. Todas estas actividades fomentan el aprendizaje, el cual, sin duda, se encuentra en un periodo de evolución constante del cual somos participes. ¿Libros por laptops?

La nueva era tecnológica en la que vivimos ha dado paso a ideas innovadoras en muchos aspectos. Estas ideas han influido de tal modo nuestras vidas, que incluso han cambiado la manera en como pensamos y aprendemos.

Todos los días la tecnología se incluye más y más dentro de los salones de clase, y con ello tanto profesores como alumnos tienden a preguntarse: ¿Es este realmente un método de aprendizaje fructífero, o simplemente estamos dejando todo en manos de la tecnología?

¿Tecnologías digitales o nada?

Hoy en día el no poseer Wi-Fi puede significar una crisis existencial. Los salones se han reemplazado por aulas virtuales y no revisar a cada tanto las redes sociales como Instagram se asume como una desconexión total de la sociedad.

En este ambiente, muchos profesores e instituciones se han dado la tarea de adecuar los métodos de enseñanza al mundo tecnológico en el que vivimos. Es por ello que podemos aprender a utilizar programas usando videos de 10 minutos. Incluso podemos volvernos maestros de la programación de computadoras sin nunca haber pisado alguna vez un salón de clases.

¿Porque cambiar?

Pero esto no sucede simplemente porque el mundo se aburrió de los libros. Nuestro cerebro está en constante evolución. Adaptándose al medio ambiente en el cual vivimos todos los días. Y la manera en la cual recibimos y procesamos información nueva es fundamental a la hora de hablar de cambios en este órgano tan importante.

La aparición de la internet, las redes sociales, y todo tipo elemento atado a la tecnología digital, nos han envuelto en un nuevo ambiente diferente al de hace 50 años atrás. El aprendizaje actual está dirigiéndose por el camino del “Hands On”. En otras palabras, practica lo que aprendes y busca distintos métodos para aprender dependiendo de tus necesidades.

No todo el mundo aprende de la misma manera. Unos aprenden observando, otros escribiendo, y otros simplemente haciendo. Son factores como esos los que se toman en cuenta para implementar métodos de enseñanza que salen al mercado todos los días.

Esto no significa que se abandonan los salones de clase y se desdeña el antiguo método de enseñanza. Todo lo contrario, tanto profesores como alumnos buscamos nuevas alternativas que puedan satisfacer nuestras necesidades para aprender y podernos enfrentar a un campo laboral demandante, lleno de información actualizada y de instrumentos tecnológicos.

¿El cambio está funcionando?

Sin duda alguna la respuesta es afirmativa. El uso de tecnologías para educar está funcionando y cambiando la manera en la que percibimos el conocimiento día a día. Tal es la influencia de dicha información, que se nos hace muy fácil y simple el utilizar estos medios y el aprender cómo manejarlos.

Aprender no tiene porqué ser sinónimo de dificultad. Muchas personas argumentan, que por la facilidad de acceso a la tecnología y a dicha información, no se está realmente aprendiendo. Se insiste aun en que el único tipo de aprendizaje verdadero se encuentra mediante la asistencia por horas a clases y resolviendo problemas durante largos periodos de tiempo. Todo lo contrario.

Nuestra manera de aprender el día de hoy sí puede incluir horas dentro del salón de clases. Pero el uso de dicha información y conocimiento se está facilitando día a día con las invenciones tecnológicas que van apareciendo. Esto, es evidente, facilita el aprendizaje y el que podamos, como estudiantes, ponerlo en práctica en cualquier momento.

Pero, ¿cómo funciona?

Tomemos el ejemplo de code.org. Un sitio web que enseña a programación. No es necesario visitar nunca un salón de clases, simplemente acceso a una computadora con internet, y las ganas de aprender a manejar dichos lenguajes y funciones. Su éxito ha sido tal, que en palabras de Al Gore:

“La habilidad de programar y de utilizar el coding es uno de los aspectos vitales en nuestro mundo de hoy”.

Es así como conjuntamente con code.org, han aparecido millones de herramientas que solo buscan un fin en común: hacer el aprendizaje más fácil y que esté disponible para todos. Pues la meta de dicho proceso cognitivo es lograr que la mayor cantidad de individuos posean las herramientas necesarias para emplearlas en su trabajo y en su vida diaria.

Un estudio realizado por la Association of Accounting Technicians determino que, “en mercados emergentes, al menos 75% de sus trabajadores utilizan sus dispositivos tecnológicos tanto para trabajar como para enfrentarse a su dia a dia en el campo laboral”. (Paul, 2013).

El futuro y la educación van de la mano. Nuestras mentes buscan distintas alternativas para nuestra manera de recibir conocimiento. Y como miembros de una comunidad tecnológica estamos constantemente innovando para hacer que en el futuro el aprendizaje que se encuentre al alcance de todos y que permita a generaciones venideras, poder adecuarse como lo hacemos nosotros, a un ambiente que cambia constantemente.

 

Referencias:

Scott, J. (9 de julio del 2013) “The Future of E Learning

S/A (2011), “Amplia incorporación del e-learning en universidades latinoamericanas

(Visited 70 times, 1 visits today)