El hombre se encuentra en constante aprendizaje desde el momento en el que nace. Siempre estamos absorbiendo nuevos conocimientos, conceptos, ideas, imágenes, y mucho más. Si intentáramos contabilizar todo lo que hemos aprendido nos sorprendería conocer la capacidad de almacenamiento que posee el cerebro humano, , ¿cierto?

Esta facultad de aprendizaje es lo que diferencia al hombre del resto de los seres vivos. Mientras los animales realizan sus acciones a través de instinto, o de la relación estímulo-respuesta, el ser humano lo hace por su inteligencia. Sin embargo, existen personas que consiguen muchos obstáculos a la hora de aprender, así como un bajo nivel de concentración, poca capacidad de memorizar, entre otros factores. Si eres uno de ellos, ¡no te preocupes! Recuerda que estamos aquí para ayudarte. Hay muchísimos trucos que pueden ser de utilidad cuando se trata de aprendizaje.

En esta oportunidad, recopilamos algunas de las mejores técnicas que te ayudarán a aprender de una forma más eficiente:

  • ¡Intenta no memorizar todo lo que lees! La memorización es una de las técnicas menos efectivas que existen. Todos lo hemos intentado alguna vez, pero es hora de no engañarnos más y entender que no lograrás aprender de esta forma. En su lugar, intenta realizar lecturas comprensivas para conocer más a fondo los textos.
  • Realiza una tarea a la vez y despídete del multitasking. Muchos creen que las personas que son capaces de realizar varias tareas a la vez, son más inteligentes. La Universidad de Stanford lo desmintió, y expresaron que estos individuos “están bombardeados constantemente de información”, por lo que no logran entender por completo.
  • Busca reforzar tus conocimientos por otro canal. Los cursos en línea son una excelente opción dentro de este método. Recuerda que lo ideal es mantenernos siempre al día, y el e-learning está arrasando en todos los ámbitos de aprendizaje.
  • ¡Pon a prueba todos los conocimientos que has aprendido! Así te podrás dar cuenta de cómo tu cerebro ha captado la información. Además, está comprobado científicamente que los ejercicios prácticos refuerzan fuertemente los conocimientos teóricos que están relacionados con la actividad que realizas.

Aunque no parezca difícil de llevar a cabo, lo complicado es convertir estas técnicas en un hábito. Incluirlas en tu rutina diaria, te permitirá identificar las debilidades y fortalezas que se te presentan a la hora de aprender. Recuerda que el truco está en nunca rendirse, y siempre buscar las opciones que nos resulten más productivas.

– Cristina Gómez

(Visited 24 times, 1 visits today)