Para empezar a hablar de transformación digital primero debemos entender qué es y qué representa. Citrix define transformación digital como:

 “adopción estratégica de tecnología digitales, usada para mejorar procesos y productividad, además de proveer mejor servicio al cliente y experiencia de los empleados, manejar riesgos de negocio, y control de costos.”

Suena genial, ¿no? Se entiende por qué las empresas desean unirse a la transformación digital.

Todas las empresas hablan de “unirse a la transformación digital” y establecen sus metas anuales basándose en esto y según una encuesta realizada por el Wall Street Journal a distintos empresarios de altos cargos, para este año 2019 esa era la principal meta de muchas empresas, sin embargo, la realidad es que el 70% de estas empresas no llegan a las metas que se proponen, esto quiere decir que solo el 30% (algunos estudios sugieren que este número es aún más bajo) alcanzan la transformación digital con éxito. 

Muchos expertos señalan que este fracaso tan estrepitoso que sufren las empresas que se proponen lograr la tan ansiada transformación digital no entienden que la misma no se trata sobre la tecnología sino de las personas que usarán esa tecnología, de las personas a las que esa tecnología afectará. 

Para que esas metas sean realistas y alcanzable, las empresas deben preparar a las personas, motivarlos e incentivarlos a cambiar su forma de pensar. Según un estudio realizado por Mckenzie & Company “las empresas con prácticas de planificación de la fuerza laboral y desarrollo de talento en toda la empresa, el éxito es más probable.”

Fuente: https://www.mckinsey.com

Según este estudio uno de los factores claves para alcanzar el éxito, y que el mismo sea perdurable en el tiempo, es tener a las personas adecuadas, es decir, líderes capacitados para llevar a cabo esta transformación y personas que respalden a este líder y eso se logra construyendo esas capacidades y habilidades. 

Como pueden observar en el gráfico las empresas que alcanzaron el éxito lo hicieron después de hacer algunos cambios, pero no en tecnología sino en su personal, lo que no necesariamente significa despedir al personal. 

Hicieron 8 cambios fundamentales, de los cuales resaltamos los 3 principales:

  • Empezaron a ofrecer programas de desarrollo de liderazgo enfocándose específicamente en liderazgo de equipos multifuncionales. 
  • Ofrecieron programas de desarrollo de habilidades de “coaching”  para motivar a otros a cambiar el modelo de trabajo.
  • Aprendieron a identificar las habilidades que se requieren para lanzar productos y servicios digitales. 

Tomando en cuenta que esos son los 3 principales cambios que implementaron las empresas podemos darnos cuenta que prefirieron preparar a su fuerza laboral para el cambio que cambiar de personal. Prepararon a sus líderes no solo para mejorar sus habilidades duras sino también sus habilidades blandas, es decir, no solo los capacitan para enfrentarse a la nueva manera de trabajar sino que también los entrenan para ellos ser los “coaches” de esas personas que tienen a cargo. 

Uno de los retos más difíciles para las empresas es lograr que las personas cambien su estilo de trabajo, una de las estrategias que se puede utilizar es motivarlos a que experimenten con nuevas ideas y dejarlos aprender de sus errores.

Si tu empresa se plantea para el próximo año empezar su transformación deben recordar que es importante siempre mantener una buena comunicación, esto es fundamental en cualquier proceso de transformación y en la transformación digital no deja de serlo ya que involucra a toda la fuerza laboral de la empresa.   

 

-Desirée Zambrano

(Visited 33 times, 1 visits today)