¿Quieres hacer un curso online, pero no sabes por dónde empezar? O, por el contrario, ¿ya has creado un curso online, pero no se está vendiendo? Si es así, este post te interesa. Hoy vamos a ver cuáles son los 6 aspectos clave para crear un curso online realmente exitoso.

Crear, difundir y promocionar un curso online (ya bien sea gratuito o de pago) puede ser una estrategia muy efectiva para darte a conocer, posicionarte como experto, impulsar tu imagen de marca (entre otros) y, a la vez, aportar tu granito de arena para ayudar a los demás a solucionar sus problemas o cubrir ciertas necesidades. Bien es cierto que este no es el tema del post, y daría para mucho (lo dejamos para próximos), pero quería dejar constancia de que la creación de un curso online puede valerte de mucho dentro de tu estrategia de marketing y comercialización.

Aprovecho para decirte que, en este sentido, los chicos de Teachlr nos muestran paso a paso cómo podéis crear cursos online 🙂

Una vez dicho esto, veamos los 6 aspectos clave para crear un curso online de éxito.

¿Cómo crear un curso online exitoso?

1.- ¿Sabes a quién quieres ayudar? ¿Sabes qué es lo que realmente esa persona necesita?

Muchos negocios que se enfrascan en la aventura de la creación de un curso no tienen ni la más mínima idea de cuál es el objetivo que tienen con ese curso, ni mucho menos saben para quién lo están diseñando. Es decir, normalmente la secuencia es la siguiente:

“Yo empresa X quiero ofrecer un curso. Pienso sobre qué lo hago, lo diseño bajo mi buen criterio como quiero, lo hago, lo grabo y lo intento vender.”

Parece una secuencia lógica, ¿verdad? Pues esa secuencia no es eficaz. No estás pensando en qué necesita la gente. Estás haciendo el curso a tu gusto y después “lo intentas encasquetar”.

Para crear un curso y garantizar su éxito es necesario que conozcas previamente a tu audiencia, a tu cliente potencial. Una vez lo conozcas y sepas qué problemas tiene, creas un curso enfocado a resolver dichos problemas.

Así pues, el primer paso que debes dar es conocer a tu mercado, conocer a tu cliente potencial.

Cómo lo hacemos

Estoy segura que, tanto si tienes un negocio desde hace años, como si quieres lanzarte a la aventura y emprender, conoces y puedes tener contacto con clientes potenciales (ya sean conocidos, familiares, antiguos clientes, personas que tienes en tu lista de sucripción…). Es tan fácil como observarlos, escucharlos y, algo sumamente sencillo y 100% eficaz: ¡preguntarles!

Esto implica que, para hacer un curso online exitoso, debes conocer a la perfección a tus clientes potenciales. Voy a recomendarte un par de ejercicios:

  • Ejercicio 1: Coge boli y papel y haz una descripción detallada de tu posible cliente: cómo se llama, dónde vive, si es hombre o mujer, qué edad tiene, qué le preocupa, qué siente cuando va a hacer una actividad determinada, con qué problemas se encuentra, qué soluciones busca, etc. Es decir, métete en la piel de ese cliente potencial y describe al detalle quién es, cómo es, cómo se comporta, qué relaciones tiene, a través de qué canales se comunica…
  • Ejercicio 2: Elabora 4 o 5 preguntas (haz una mini-encuesta) y envíasela a tus potenciales clientes. Como bien he dicho antes, si tienes una base de datos propia (que no comprada, en este tema también entraremos otro día), pregunta a tus suscriptores sobre qué temas les gustaría tener más formación, cuáles son sus principales problemas, etc. Si no tienes base de datos, tira de contactos. Estoy segura que tus padres, un amigo, la conocida de un vecino, tu médico, etc., podrían ser tus potenciales clientes. Ya sabes, ¡pregúntales! Puedes hacer uso también de redes sociales, investiga o pregunta directamente a tus audiencias a través de ellas.  

Aquí he expuesto algunas ideas, hay otras muchas que serán igual de válidas para descubrir qué es lo que realmente quieren y necesitan nuestros posibles clientes.

Recopilemos. El primer paso es conocer al dedillo a tus posibles clientes. Veamos ahora el segundo paso:

2.- No hagas oídos sordos y trata un tema que sea útil y de valor para tus clientes potenciales. Por ejemplo, si yo detecto que mi cliente potencial no sabe cómo utilizar el e-mail marketing y los autoresponders para aumentar sus ventas, puedo crear un curso que se enfoque en eso. Seguramente, ese curso creado a partir de los problemas y necesidades reales de potenciales clientes, tenga más éxito que no uno creado a partir de percepciones subjetivas o hipótesis no fundamentadas.

Cómo hacerlo

Una vez sabes los detalles de tu cliente potencial, fíjate en cuáles son sus problemas y necesidades. Haz un listado de 10 problemas con los que se encuentran e intenta anotar, para cada uno de ellos y a grandes rasgos, cuáles serían las soluciones. Es de aquí de donde debes extraer la temática para tu curso online.

3.- Una vez tienes claro cómo son y qué necesitan tus clientes potenciales, y sabes sobre la temática que vas a tratar (que resuelva algunos de sus problemas), debes tener claro el objetivo del curso: es un curso online gratuito que vas a utilizar para hacer entrar a tu cliente potencial en tu embudo de ventas, es un curso de pago básico e inicial que cobras a un precio asequible para ayudar a tus clientes potenciales a resolver sus problemas principales y pueden así probar la eficacia de tus productos o servicios, etc.

Este es un punto súper importante. Según para qué quieras el curso, su esquema, su interior, su contenido, tendrá una forma u otra.

Qué hacer

Previamente debes tener clarísima tu estrategia de marketing y comercialización. Sólo de este modo, crearás un vídeo que esté enfocado hacia la consecución de unos objetivos macro reales. Para ello he preparado una guía gratuita de marketing y ventas que te ayudará a establecer tus estrategias y acciones en dichos ámbitos. Pulsa aquí para descargarla.

Una vez tengas claro este aspecto, mira si dentro de esas estrategias y acciones, crear un curso online puede ayudarte a conseguir algunos de los objetivos establecidos. Una vez tengas claro el objetivo del curso online, puedes proceder a definir su estructura.

4.- Debes prestar atención a la estructura de tu curso. Como ya comenté en el punto anterior, dependiendo del objetivo del mismo, establecerás una estructura u otra. Aun así, vamos a ver algunos consejos genéricos que debes tener en cuenta:

  • Es bueno iniciar tu curso presentándote y haciendo hincapié en qué es lo que se va a aprender en dicho curso.
  • Crea módulos, secciones, o como le quieras llamar, que guarden coherencia y cierta relación entre ellas. Es importante ofrecer la información de manera ordenada. Esquematiza y estructura de tal manera que al usuario le sea fácil de seguir y asimilar. Y esta recomendación sirve tanto para un gran curso, como un máster o un mini curso gratuito.  
  • Sea cual sea el formato del curso online, mientras impartes el curso, remarca o expón de alguna manera visible para el usuario, los conceptos clave más importantes.
  • Por último, al final de cada “lección” haz un breve resumen de lo que se ha aprendido y ensalza aquellas ideas fundamentales e imprescindibles para poder seguir avanzando. En este sentido no pienses que te “haces cansino o pesado”. Hay estudios que demuestran que un concepto no se fija ni se interioriza si no  ha habido una repetición continuada (que quede constancia que esta recomendación hay que tomarla con cabeza y mesura).

5.- Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Es decir, no quieras hacer cursos en los que aportes tanta información que al final lo único que hagas sea liar a quién los ve. El consumidor tiene un problema concreto que quiere resolver, háblale de él y sé concreto, conciso y preciso. Nada de gamelote ni de aportar información que carece de valor.

Dentro de este punto me gustaría hablar también sobre los tecnicismos. Debes ir con cuidado. Si vendes cursos para tus homólogos, ningún problema, seguramente te entiendan. Si vendes cursos para ayudar a gente que no tiene conocimientos en ciertas áreas, no seas pelma (con todo el cariño del mundo). Utiliza un lenguaje llano, entendible y evita los tecnicismos.

Resumimos este último punto: no pongas relleno en tu curso para hacerlo “más largo” o parecer que “aportas mucho”. Crea contenido útil y de valor y sé directo y conciso. Y, please, si no te diriges a homólogos, evita los tecnicismos.

6.- La promoción. Bien es cierto que no debería entrar en “aspectos clave para crear un curso online exitoso”, ya que no forma parte de la creación propiamente dicha. Pero es un aspecto fundamental para que tu curso triunfe. Si creas un curso online, que no tiene visibilidad y que no lo conoce nadie, ¿cómo va a ser exitoso? Debes marcar acciones para el lanzamiento y la promoción del mismo. Y cuando hablo de promocionar no es tan sólo “publicar mi curso en las redes sociales o en alguna plataforma”, si no que se trata de establecer y articular una serie de acciones encaminadas a un mismo objetivo: dar a conocer tu curso al máximo de personas posibles para que lo consuman.

Hasta aquí llegamos con el artículo de hoy. Evidentemente, hay otros aspectos a tener en cuenta a la hora de crear un curso, pero estos son los 6 aspectos que considero clave para que un curso online sea exitoso ¿Qué te parecen? ¿Algún otro aspecto que consideres súper importante? Espero leer tu opinión en los comentarios 🙂

(Visited 1,049 times, 1 visits today)