Hablar de habilidades blandas es algo nuevo, pero la historia ha demostrado que el éxito depende de competencias personales que no necesariamente forman parte de los pensum de estudio tradicionales.

Comenzamos yendo a la escuela, luego a la universidad y así, sin darnos cuenta de lo que está pasando, aterrizamos en nuestro primer trabajo. La meta ahora es crearnos una carrera que cumpla con nuestras expectativas y nos lleve a alcanzar nuestros sueños.

Para conseguir esa meta es fundamental nunca dejar de aprender.

Así, adquirirás conocimientos y competencias técnicas, que te ayudarán a especializarte en un área. Y, sea cual sea tu rol, deberás desarrollar competencias blandas que te permitirán relacionarte mejor con otros y tomar mejores decisiones.

¿Por qué aprender habilidades blandas?

A lo largo de nuestra carrera, siempre estamos aprendiendo nuevas competencias profesionales. Bien sea porque nuestro puesto cambia o porque se crean nuevas tecnologías, esto es una realidad.

Si bien hay habilidades específicas para cada campo de trabajo, cualquiera sea el caso hay algo que todos tienen en común: todos trabajamos con personas.

Aunque nos relacionamos con otros constantemente, esto no significa que en un ambiente de trabajo podamos conseguir los resultados que deseamos de la mejor forma posible. Hacer esperar a un amigo uno 10 minutos cuando nos vamos a tomar un café, es muy diferente de hacer esperar a nuestros compañeros de trabajo para comenzar una reunión.

desarrollar habilidades blandas

Lo que nos aportan las competencias blandas es la capacidad para encontrar las mejores formas de trabajar con otros, sus ideas e incluso con nosotros mismos. Por ejemplo, competencias como la creatividad hablan de cómo podemos optimizar nuestra generación de ideas para obtener mejores resultados.

Las empresas lo saben y por eso ponen cada vez más interés en contratar personas que posean estas habilidades. Sin embargo, no siempre es fácil. Una encuesta realizada por Manpower en 2013 reveló que en un 16% de los casos en los que empresas no pudieron encontrar a la persona adecuada para una posición vacante, se debió a la falta de habilidades blandas en los candidatos.

6 Tips para desarrollar competencias blandas

1.- Define un objetivo claro

Saber qué quieres lograr es un gran primer paso.

Creatividad, comunicación, pensamiento crítico, liderazgo son solo algunos ejemplos de habilidades blandas. Es imposible que las aprendas todas de una sola vez.

Define cuáles son las más importantes para ti en este momento y empieza enfocándote en ellas. Busca ser lo más específico posible: ¿cuál aprenderás primero y por qué?, ¿qué nivel de destreza considerarías como un logro?

2.- Divide y vencerás

Ya priorizaste cuáles son las competencias más importantes para ti en este momento. Ahora es tiempo de irnos al detalle de cada competencia, a lo más específico posible.

Por ejemplo, imagina que quieres convertirte en un gran orador. Lista todo lo que ves que hacen los grandes oradores y planifica tareas que te permitan acercarte a su nivel. Algunos ejemplos de tareas podrían ser: la creación de presentaciones atractivas, el dominio del lenguaje no verbal, el manejo de las preguntas del público, etc. Aprende las técnicas para cada caso y ponte retos pequeños. Puedes crear una presentación relevante para tu equipo de trabajo y evaluar su reacción. Reflexiona sobre lo que puedes aprender de la experiencia. Recuerda, da pequeños pasos, no reserves un estadio para dar una conferencia en este punto.

3.- Busca expertos y fuentes de conocimiento

Está claro que desarrollar competencias blandas se trata más de actuar que de sentarse en un salón de clase.

Sin embargo, y como mencionábamos en nuestro artículo sobre la necesidad de contar con expertos que enseñen habilidades blandas, existen técnicas y mejores prácticas que pueden ayudarnos en el camino de desarrollar estas destrezas.

4.- Ten paciencia

A diferencia de las competencias técnicas, las habilidades blandas requieren de un cambio en nuestros comportamientos y en nuestra forma de enfrentarnos a ciertas situaciones.

Es por esto que desde el comienzo debemos tener claro que desarrollar habilidades blandas es una tarea que toma tiempo y es un trabajo de todos los días.

Define tiempos realistas para el aprendizaje y dominio de las diferentes técnicas, así como para la realización de los retos que te permitirán confirmar el avance. Esto te ayudará a reducir la incertidumbre y motivarte a tomar la acción. Y si no lográs cumplir con estos tiempos, reflexiona acerca de lo que has aprendido.

5.- Practica, practica y practica

Las habilidades blandas no son como esos datos curiosos que guardas en tu cabeza y de repente los sueltas en una fiesta para impresionar a todos. Estas competencias debes ponerlas en práctica cada vez que tengas la oportunidad.

Esta practica constante es la que te permitirá realizar ese cambio de comportamiento del que hablábamos anteriormente.

Por eso en cada situación que enfrentes pregúntate cómo podrías poner en práctica esa habilidad que estás aprendiendo. Ponte retos de acuerdo al nivel de destreza que hayas alcanzado.

Si estás tratando de mejorar tus habilidades de networking, no comiences intentando hablar con el orador que más te impresionó en un evento. Comienza por la persona que tienes sentada a tu lado.

6.- Sigue nuestro hashtag #CreceConTeachlr

En Teachlr sabemos lo importante que son estas habilidades para tu crecimiento profesional. Por eso, además de ofrecerte cursos online, creamos #CreceConTeachlr.

Todas las semanas creamos material con pequeños tips acerca de distintas competencias y lo compartimos contigo en nuestras cuentas de Facebook, Twitter e Instagram.

¿Qué técnicas te han ayudado a desarrollar competencias blandas? Cuéntanos, utiliza el hashtag #CreceConTeachlr en tus redes sociales y déjale saber a todos nuestros seguidores cuáles son esos tips.

 


Todos tenemos algo que aprender.

Únete a Teachlr y aprende con los mejores cursos en línea enseñados por expertos de todo el mundo.

(Visited 20,554 times, 11 visits today)