Cuando tenía 9 años mi libro favorito era “Los lagartos terribles” de Isaac Asimov. Qué les puedo decir… me encantaban los dinosaurios y quería ser paleontóloga. Claramente estaba muy motivada y quería saberlo todo acerca de los dinosaurios.

El aprendizaje y la motivación están directamente relacionados. Las personas motivadas para aprender investigan más, dedican más tiempo y sacan más provecho de los recursos que tienen a la mano.

Si bien la motivación para aprender es diferente para cada persona y varía en el tiempo, como instructor hay muchas cosas que puedes hacer para mantener a tus estudiantes interesados e incentivarlos a aprender más con tu curso en línea.

Sigue leyendo para conocer más sobre la motivación, los retos del entorno online para promover el entusiasmo de los estudiantes y nuestros consejos para no dejar al azar la motivación de tus estudiantes.

La motivación

Pensemos por un momento: ¿por qué hacemos lo que hacemos?

La motivación es un tema complejo. Muchos investigadores han tratado de clasificarla en dos grandes tipos:

  • Extrínseca, esa que proviene no de nosotros mismos, sino desde el exterior. Por ella hacemos la cama todas las mañanas (ok, casi todas las mañanas) y realizamos todas esas tareas que no nos gustan, pero que al final nos recompensan.
  • Intrínseca, esa que proviene de nosotros mismos y nos lleva a hacer cosas simplemente porque las disfrutamos. Por ella dedicamos tiempo a nuestros pasatiempos, que a veces pueden crecer y convertirse en grandes proyectos.

Sin embargo, otros investigadores dicen que esta es una forma simplista de ver las cosas, que somos mucho más complicados que esto. Así, nuestras motivaciones son una suma de deseos básicos que pueden cambiar en el tiempo.

En la educación en línea y los cursos online, suele considerarse que el componente intrínseco de la motivación en los estudiantes es muy alto. Esto se debe a que el público de estos cursos está conformado en su mayoría por adultos que buscan aprender algún tema específico.

Pero todos somos diferentes y nuestras motivaciones son también diferentes: quiero aprender algo para obtener un ascenso en el trabajo, quiero adquirir habilidades para dedicarme a lo que realmente me gusta y así con un sinfín de opciones.

Es por esto que el papel de los instructores es tan importante. Porque parte de su labor es lograr que, sea cual sea el impulso que llevó a los estudiantes a tomar un curso, su motivación persista y si es posible, aumente a lo largo del curso.

Retos de la educación en línea

La educación en línea ofrece grandes beneficios a quienes quieren enseñar. Es una forma de llegar más lejos y transmitir tus conocimientos a más personas. Sin embargo, no todo es color de rosa.

Uno de estos retos es la falta de interacción en tiempo real. Ver las reacciones de los estudiantes es un recurso que utiliza todo profesor: “La cara de mis alumnos, me dice mucho”, dice la Prof. María Elena del Valle.

En un curso en línea, no es posible ver esas caras y actuar en consecuencia. Por eso, transmitir emociones es más difícil: ¿cómo saber si te están entendiendo?, ¿si saben lo entusiasmado que estás por el tema?, ¿si se rieron de tu chiste? ¿Cómo saber todo esto, si solo tienes una cámara en frente?

Por otro lado, los estudiantes sufren también la falta de interacción en tiempo real. Cuando un estudiante toma un curso en línea, suele preguntarse si está entendiendo bien el tema explicado y cómo pondrá en práctica ese conocimiento.

En resumen, no estar en un ambiente social cambia las condiciones del aprendizaje. Conocer las limitaciones que surgen de este cambio de contexto será lo que te permitirá crear un gran curso en línea y mantener a tus estudiantes interesados de principio a fin.

5 Tips para mantener motivados a tus estudiantes

1.- Conoce a tus estudiantes

El éxito de un curso empieza desde mucho antes de su creación. Si ya tienes la idea inicial sobre el tema que abordarás, el siguiente paso es investigar sobre quiénes estarán interesados en tomarlo.

Conocer a tu audiencia te ayudará a definir cuáles son las mejores estrategias para acercarte a ella y el lenguaje que deberás utilizar. Podrás definir también cuáles son los mejores formatos para el material que compartirás y muchos detalles importantes para la planificación de tu curso.

El descubrimiento más importante que harás en esta investigación es la necesidad que tu audiencia busca satisfacer al tomar tu curso. Con este descubrimiento deberás poder responder a la pregunta: ¿cuál es la meta que buscan alcanzar al tomar el curso? Dar respuesta a esta pregunta hará que todos los contenidos que crees sean relevantes para tus estudiantes.

necesidad es diferente a motivación

CÓMO MOTIVAR A LOS ESTUDIANTES DE MI CURSO ONLINE (2)Define claramente los objetivos de tu curso de forma que tus futuros estudiantes puedan saber de antemano qué conseguirán al completarlo .

2.- No te olvides de los detalles técnicos

Ahora que ya sabes quiénes son tus estudiantes, debes elaborar el índice de tu curso pensando en sus necesidades. Con tu curso ya estructurado, es hora de pensar en cómo grabar tu curso.

La calidad del audio y del video tienen un gran impacto en tus estudiantes. A pesar que el material compartido sea muy bueno, una mala iluminación o un sonido de fondo que distrae pueden desmotivar a muchas personas para continuar con el curso.

Como sabemos que no todo el mundo es experto en temas técnicos de sonido y video, hemos creado un curso en línea donde incluimos todas nuestras recomendaciones para realizar la grabación de tu curso (y dura menos de una hora).

Entre los detalles que no puedes pasar por alto al grabar tu curso:

  • Cuida la iluminación, coloca las luces frente a ti y no detrás de tu espalda, pues crearán  sombras indeseadas en tu cara y lo que estás presentando.
  • Elije muy bien el espacio en el que grabarás tu video, pues tu elección tendrá consecuencias tanto en lo que verán como en lo que escucharán tus estudiantes.
  • Si vas a utilizar alguna música de fondo, asegúrate que su volumen permita escuchar tu voz.

¡Ah! Y si estás pensando en realizar tu curso solo utilizando presentaciones o screencasts, ¡déjalos que te vean! Recuerda que para mantener motivados a tus estudiantes buscamos acabar con la distancia que impone el entorno en línea y la dificultad para transmitir emociones. Preséntate en alguno de los videos y muestra cómo eres. Esto te ayudará a acercarte a tus estudiantes.

3.- Cuida todos los aspectos de tu comunicación

Tú no estás viendo a tus estudiantes cuando toman el curso, pero ellos sí te están viendo y escuchando. Tu postura, movimientos, tono de voz, las palabras que elijas para explicar un concepto tienen un efecto en su aprendizaje y en su motivación para continuar con el curso.

La comunicación no verbal tiene un peso de un 70% en lo que comunicamos. Solo con nuestro rostro podemos crear más de 250.000 expresiones distintas. Es por esto que al pararte frente a la cámara debes cuidar tu postura, mostrarte erguido y acompañar tus palabras con movimientos de tus manos que apoyen lo que estás diciendo: tus manos te permiten jerarquizar diferentes puntos, mostrar procesos y secuencias, contraponer dos conceptos, etc.

usa manos para explicar

Un recurso muy importante con el que cuentas es, nada más y nada menos, que tu voz. Utiliza el volumen de tu voz para hacer énfasis en las partes más importantes de tu discurso y usa pausas en tu narrativa para dejar pensar a tus estudiantes. Toma en cuenta el tono de tu voz, tal como recomienda el Prof. Rafael Briceño en su curso “Hablemos sobre hablar”:

Si tienes un tono agudo cuídate de no hablar demasiado rápido y si tienes un tono grave presta especial atención a tu modulación.

Cuando escojas las palabras que vas a utilizar para explicar cada concepto evita la jerga técnica, pues crea una barrera con tus estudiantes. Y ya sea que estés utilizando un lenguaje técnico y especializado o no, recuerda incluir ejemplos prácticos para mostrar lo que hay detrás de cada concepto.

 4.- Incentiva la participación

¿Cómo podemos saber si los estudiantes están realmente entendiendo y aprendiendo lo que se está enseñando en el curso? Pues, preguntándoles.

A diferencia de la educación tradicional, en la educación en línea, las preguntas de feedback hacia los estudiantes tienen que ir más allá de un simple “¿entendieron?” o “¿tienen preguntas?”.

Para realmente conocer lo que han aprendido tus estudiantes debes crear espacios de participación. Por ejemplo, puedes crear foros de discusión que estén alineados con los objetivos de tus estudiantes.

Vilma Núñez, consultora estratégica, Ph.D, profesora y speaker internacional, nos comenta sobre la estrategia que ella utiliza:

“Dentro de un curso online, la parte práctica es fundamental para asegurar que el curso haya sido de valor a tus alumnos y para que éstos lo implementen.

Para poder mantener activos a tus alumnos lo más recomendable es mantener una comunicación activa con ellos a través de grupos privados en redes como Facebook. Estos grupos sirven de soporte para sus dudas, pero sobre todo te permiten ayudarles a implementar contigo de la mano. Yo particularmente lanzo retos con incentivos y los resultados son espectaculares, no sólo pierden el miedo a implementar, sino que también consiguen buenísimos resultados para sus proyectos”.

Los estudiantes de un curso en línea valoran su autonomía, por eso ofréceles diferentes opciones de comunicación y participación.

En Teachlr, existe un espacio para que los estudiantes realicen preguntas dentro de cada lección. Incentiva el uso de este espacio para crear una comunidad dentro de tu curso, más allá de simplemente contestar preguntas.

También puedes realizar webinars o transmisiones en vivo para acercarte a tus estudiantes en tiempo real y aclarar dudas. En nuestra plataforma, cuentas con tu propio canal público y con la posibilidad de realizar anuncios para avisar cuando serán estas sesiones en vivo.

Otra herramienta para promover la interacción son las evaluaciones. Estas ayudan a los estudiantes a validar que realmente han comprendido todo el material y a conquistar pequeños logros que los motivan a seguir con la próxima lección.

5.- Haz una prueba

Si ya tienes cubiertos todos los aspectos que hemos conversado, pero quieres ir aún más lejos… Hay algo más que puedes hacer para asegurarte de cómo reaccionarán tus estudiantes. 

Utiliza la primera lección que grabes para tu curso como un material de prueba. Antes de seguir grabando, toma ese video y muéstraselo a personas que conozcas. Pídeles sus comentarios acerca de los temas que tocamos en este post: la iluminación, el volumen o si se entiende todo lo que estás explicando.

También puedes aumentar el alcance de esta prueba publicando el video. Utiliza YouTube, Facebook o el medio de tu preferencia para compartirlo de manera gratuita y abierta. Está atento a los comentarios de las personas que lo vean. Esto te dará una idea de lo que pensarán tus estudiantes cuando estén tomando tu curso completo (y además te puede servir como método de promoción).

En resumen:

  • Investiga para conocer la necesidad de quienes tomarán tu curso.
  • Planifica en detalle todos los aspectos de tu curso: contenidos, videos, tu forma de hablar.
  • Crea espacios para la interacción y el feedback.

Aunque tal vez hoy en día solo utilice mis conocimientos sobre dinosaurios para presumir mientras veo Jurassic Park, una cosa tengo por segura: lo que aprendemos estando motivados siempre nos acompaña.

¿Tú qué piensas? ¿Hay alguna estrategia o técnica que uses que quieras compartir con nosotros? Déjanosla en los comentarios.

Y si quieres comenzar a crear tu curso online, aquí tienes el enlace a Teachlr.

 


Capacita a tus empleados, clientes y aliados con Teachlr Organizaciones, la plataforma LMS más poderosa y versátil del mercado.
¡Solicita un demo guiado con nuestros expertos!

(Visited 4,367 times, 6 visits today)